Según estudios realizados solo uno de cada diez individuos se desvincula del teléfono móvil en vacaciones y es capaz de dejarlo en casa, según un estudio del fabricante español de dispositivos móviles bq, que revela, además, que tres de cada cuatro usuarios lo utiliza mayoritaramente para hacer fotografías. Según señala el estudio, el 9% de los usuario declara llevarlo encima pero no hacerle caso y solo un 1.6% deja el teléfono en casa en este periodo del año.

En cuanto a las razones más comunes que alegan los encuestados, el 51.5% asegura dejarlo encendido para «mantener el contacto con su círculo personal», mientras que un 5.3% se asegura así de que puedan localizarle desde el trabajo en cualquier momento. Por otro lado, el 36.3% no desconecta su dispositivo para tenerlo a mano en caso de emergencia. Y es que tan solo el 6.9% de los usuarios, según el estudio, apaga su móvil en vacaciones para poder desconectar por completo.

El estudio, fruto de 1.250 encuestas a internautas, realizadas entre marzo y principios de julio, desvela que el 93% de los entrevistados admite que lleva siempre consigo el dispositivo móvil aunque no le preste atención. Datos que constatan la importancia de la telefonía móvil ahora en una fase de cambio en donde los terminales con pantallas táctiles siguen incrementando sus ventas. Estos se han conviertido en objetos indispensables y se han convertido en el centro de todo avance tecnológico.

Según el estudio, los usuarios utilizan sus móviles en vacaciones preferentemente para hacer fotografías, el 74.8%. El 60.5% lo usa como despertador, y el 53.6% como sustituto de su GPS tradicional; tan solo el 35% de los encuestados lo utiliza únicamente como teléfono. El 71% planifica sus vacaciones por internet; de estos, el 62.9%, lo hace desde su PC o portátil, y el 8.1%, una cifra cada vez mayor, desde su teléfono móvil o tableta.