Ubuntu Edge y el futuro de Microsoft con Windows Phone

Por: Daniel Romero

Fecha de publicacción: 08/08/2013


Hace unas semanas que se inició una campaña en Indiegogo para recaudar $32 millones de dólares, es la campaña de recaudación más grande en la historia de crowdfunding. La recaudación se está haciendo para el desarrollo de un nuevo dispositivo celular llamado el “Ubuntu Edge”. Lo que separa a este smartphone de muchos otros es su capacidad de correr el sistema operativo Ubuntu a tamaño real al momento de conectarlo a un monitor, además va a proveer la capacidad de correr Ubuntu o Android en cualquier momento dado. En otras palabras es como un Galaxy S4 solo que además vamos a poder correr Ubuntu (versión celular) y al conectar a un monitor externo vamos a correr Ubuntu (versión de escritorio).

Este concepto no es nuevo pero realmente nadie a podido llevarlo a cabo exitosamente con un dispositivo que realmente pueda ser Smartphone y a la vez computadora portátil. Hay diferentes formas de contribuir con el proyecto, desde dar $20 como regalo, pasando por comprar un dispositivo por $695 o inclusive comprando una licencia empresarial que cuesta $80,000 (lo cual da derecho a 100 dispositivos y Bloomberg es la primera empresa que ya se apuntó con uno de estos paquetes). Por la forma en la que trabaja Indiegogo si no se llega a la meta de $32 millones de dólares (USD) no se le dará ningún centavo a Canonical por lo que hay que estar atentos el 21 de Agosto para ver si llegan a la meta.

Ahora con el tema Microsoft que es la razón principal del artículo. Considero que con todos los avances que Windows Phone ha logrado en el último año gracias a la venta de millones de Lumias de Nokia aún están muy distantes de Android y iPhone en cuanto a dispositivos totales en el mercado. Si realmente quieren hacer algo novedoso, fuera de lo común y que haga que todos nos cambiemos de plataforma móvil necesitan incorporar Windows 8 (la versión que vemos en las laptops y tablets) dentro de los smartphones con Windows Phone 8. De hecho hacia allá es a donde van. Recordemos que actualmente Windows 8 y Windows Phone 8 utilizan el mismo núcleo de código por así llamarlo y solo son estéticamente diferentes. Windows 8 RT salió para demostrar que pueden correr el sistema operativo en procesadores ARM (los que usan todos los dispositivos móviles) aunque no se pueden ejecutar nuestros programas favoritos porque están desarrollados para procesadores x86, x64 (los que conocemos con Intel y AMD).

El futuro de Microsoft está estrechamente ligado al de Intel. Si Intel logra producir un chip x86 que consuma poca energía y tenga el tamaño adecuado para un dispositivo móvil pronto (me refiero a YA) y Microsoft ofrece un Smartphone con Dual Boot (como lo que está haciendo Ubuntu con el Edge) creo que van a tener el éxito asegurado.